Sin comentarios aún

Nuestras Hermanas Dorcas visitan la Iglesia de Rosario

 

Domingo 30 de Abril nuestras hermanas visitan la Iglesia de Rosario. Desde muy temprano nuestras hermanas se dieron cita en nuestra iglesia, para luego trasladarse hacia el lugar.

Una clase de hermanas Dorcas muy bendecida fue realizada y posteriomente un servicio especial.

Hermosas Alabanzas fueron entonadas, donde la presencia del Señor se hizo sentir en todo momento. Nuestro hermano Johanny Vásquez fue el encargado del devocional del servicio.

La palabra de Dios estuvo en los labios del Hno. Jorge Moran Oficial Asesor de nuestras hermanas dorcas, y la palabra fue exhortada en Ruth Cap. 1, Ver. 15 al 22. «Ruth y Noemí».

En esta ocasión Dios a través del predicador, habló sobre la lealtad de Ruth hacia su suegra Noemí.  La fidelidad  e incondicionalidad que mostró y entregó Ruth a Noemí, sin importarle que ya con la muerte de su esposo, no tenía ningún deber para con su suegra.  El amor de Ruth lo demostró con su suegra, quien insistió que se fuera al igual que la cuñada de Ruth, más Ruth determinantemente eligió quedarse al lado de Noemí.

El Señor a través de esta palabra, hablaba a la congregación, sobre el cariño que debe haber de parte de las hijas e hijos hacia sus padres, hacia sus madres.  Preguntaba, el Señor, cuantas hijas nos preocupábamos de nuestras madres, las cuidábamos y estábamos a su lado.

La gratitud y cariño que debe existir hacia las nueras, de las suegras hacia las nueras.  El Señor decía que el cariño de Ruth era un ejemplo a seguir y llevaba a la congregación a pensar y observar que hoy en día no es común, no es normal que la suegra se preocupe de su nuera, que la quiera y quiera estar con ella, lo mismo le pasa a la nuera con la suegra.

Ruth, trabajó en el campo, espigando hasta el anochecer para tener alimentos para ella y Noemí su suegra.  La demostración de cariño y lealtad demostrado por Ruth hacia su suegra, fue el testimonio que daba en ese momento Ruth a las personas del alrededor.  El mismo libro de Ruth en el Capítulo 2, versículo 11, relata que Booz, le dice: «he sabido todo lo que has hecho con tu suegra después de la muerte de tu marido, y que dejando a tu padre y a tu madre y la tierra donde naciste, has venido a un pueblo de no conociste antes».

El Señor, también a través de esta palabra, nos enseñaba a ser cariñosos, demostrar el amor para con el extranjero, mirar sus necesidades y extenderle la mano, ya que, el extranjero en tierra extraña está lejos de su patria, de su familia, de su cultura.

La palabra del Señor, muestra cómo Dios toma a sus hijos para bendecir a quienes bendicen.  Dios, miró el corazón de Ruth y lo que ella había hecho por su suegra y sus acciones fueron vistas por hombres y mujeres de su alrededor y de otros lugares.  Las acciones de Ruth, abrieron el corazón de Booz, quien autorizó a Ruth trabajar en su campo, y que no la molestaran.  Dios, siempre obra a favor de los de limpio corazón, siempre bendice al que actúa con manos limpias.

A través de esta palabra, podemos darnos cuenta del gran amor de Dios para quienes actúan desinteresadamente.  Dios, recompensó a Ruth por su gran amor y dedicación que tuvo hacia su suegra, por una lealtad incondicional, movida sólo por el cariño  y amor.

El Señor, nos ayude para que como hijos de Él, podamos siempre hacer todo por amor, sin esperar recompensas, sino, sólo por amor, ese amor que Dios pone en el corazón de sus hijos.

Dios bendiga esta palabra.

Terminando el servicio nuestras hermanas al llegar a la Iglesia matriz tuvieron un hermoso recibimiento por parte de nuestros hermanos. Ellas venían muy bendecidas de aquel lugar.

 

Dios Bendiga a nuestras Hermanas Dorcas.

 

Publicar un comentario