Sin comentarios aún

«Dios es el mismo Ayer, hoy y siempre». – Juventud Mixta.

En marco de nuestra semana de la Biblia, el cuerpo de juventud mixta de nuestra iglesia, inició un servicio de adoración a nuestro Dios en el templo anexo Obispo mancilla. el encargado de guiar el culto, fue nuestro hermano Felipe Medina, quien nos instó desde el comienzo a que pudiéramos adorar a nuestro Dios con libertad y regocijo.

Así con el himno 311 «oh amor de Dios» sentimos desde ya que Dios estaba con nosotros.

Nuestro hermano Felipe nos invitó a abrir nuestras Biblia en el libro de salmos en el capítulo 27, que decía «Aunque un ejército acampe contra mí, no temerá mi corazón, y aunque se levanten guerras, Yo estaré confiado en él (…) y en esta confianza nos dirigimos a orar para pedirle a Dios que sea su espíritu santo el que diriga de inicio a fin el servicio.

¡Bendita Cruz! ¡bendita sepultura! y más bendito el que murió por mí; Así cantábamos esa noche, congregación y coro, una sola voz alabando y elevando un perfume grato a las plantas de nuestro Dios.

Llegando el momento más importante de servicio, vemos que en esta oportunidad el encargado de dar lectura y exhortación a lo que Dios tenía para su pueblo esa noche, era nuestro hermano Cristian Silva, en Daniel capítulo 1 “Daniel es llevado a Babilonia”.

Dios nos mostraba, con la historia de Daniel y sus compañeros en Babilonia, como nunca se apartó de su lado. «Pues él así nunca se apartará de nosotros» (decía Dios a través de su hijo) «Dios es el mismo Ayer, hoy y siempre».

Podemos vernos reflejados de igual manera cuando ellos fueron lanzados al horno de fuego. «Dios guardó a sus hijos. el mismo Rey vio a aquél que es semejante al hijo de los dioses, pasearse junto a ellos. ¡Dios estaba con ellos de la misma manera en que él nos protege hoy en día a nosotros!. podemos reflexionar mis hermanos en que no importa la circunstancia en la que nos encontremos, Dios sigue siendo fiel y está con sus hijos».

También Dios nos llamaba a mantener nuestra integridad en todo momento, Pues él no puso cualquier cosa nosotros, sino que puso su Espíritu Santo.

La palabra de Dios terminó con la siguiente reflexión; la mano de Dios siempre ha estado en nuestras vidas, como dice el Salmo 121, «Jehová es tu guardador» nos guarda de todo mal y pues esa es una bendición que gozamos sus hijos.

Después de la palabra y la alabanza «lleno de angustia y temores», quedó la oportunidad para nuestros hermanos jóvenes, quienes desarrollaron el tema que les correspondió para este año «Grandes Predicadores de la Historia» en donde se pudo ver la participación de nuestros hermanos en ese lugar, dando así cada joven lectura a un párrafo, el cual contaba la vida de estos predicadores. Escuchamos frases como «Cristo viene» la que se escuchaba  en cada predicación de Yiye Ávila, y también las recordadas predicaciones de quien fuera nuestro pastor Armando azocar, predicaciones como Ananías y Safira y su frase al acabar de contar sus testimonios ¿Y quién lo hizo?, el cual toda la congregación gritó con fuerza confirmando como antaño «¡el Cristo de la gloria!» un hermoso momento vivido en el anexo.

También, pasamos a ver cómo Dios era caracterizado en cada libro de la Biblia; pues no existe predicador más grande que éste Dios A quién servimos.

De esta manera, con la alabanza «La Victoria es tuya», entonada por todos quienes estábamos en el templo disfrutando de la presencia de Dios, la juventud mixta dio fin a su participación en esta nueva semana de bendición.

Dios nos inundó con su presencia en este servicio el cual sin duda pudimos alabar a Dios, aprender de su palabra y recordar a estos grandes predicadores que pavimentaron este camino. Pues esta tarea aún está en nuestras manos. «ahora nosotros tenemos que transmitir y pregonar el evangelio a toda criatura, con un lenguaje Claro que no distinga persona alguna».

Dios bendiga a nuestros Jóvenes y Señoritas.

Publicar un comentario