Sin comentarios aún

Dios devuelve el Primer Amor y da Victoria a la Juventud en la Iglesia del Tabo.

Este sábado 15 de julio la presencia de Dios se hizo sentir desde un principio del servicio. Fue así como dimos comienzo al que iba a ser sin duda alguna, el broche de oro a un día completamente lleno de bendiciones, junto a la amada iglesia del tabo.

“Cristo es mi dulce salvador” fue la alabanza congregacional con la que alabamos primeramente al señor, alabanza que también dió inicio al derramamiento de su espíritu santo en cada uno de los que le habrían el corazón a Dios.

Se podía sentir un ambiente cálido y acogedor, no importando el espacio físico en el que estábamos, pues la iglesia se nos hizo estrecha pero eso sirvió para que estuviéramos mas conectado el uno con el otro, pues su siervo dijo en ese momento algo cierto “SE SIENTE COMO SI ESTUVIERAMOS EN CASA”.

El servicio en la Iglesia del Tabo estuvo lleno de alabanzas entonadas por los coros presente, alabanzas como: a Dios sea la gloria, honra y gloria, la victoria es tuya, el señor es mi luz… entre otras, en donde Dios nos bendecia más y más con sus caricias tan anheladas por todos los que llegamos al aniversario. Pues la juventud de Rancagua con ese propósito  se preparó durante todo un mes. Los jefes de cuerpo siempre motivaron a los jóvenes a no ir a perder el tiempo, si no que ir a dejar bendición y también ir a buscarla.

Y es lo que se vió, un cuerpo de juventud mixta unidos en un solo sentir y en un solo espíritu, todos queríamos llevarnos nuestra bendición.

La palabra fue entregada por nuestro amado Pastor Mauricio Moreno, quien entregó la porción bíblica en el libro de los Hechos, capítulo 17 del verso 16 al 23.

“… Por qué pasando y mirando vuestros santuarios, hallé también un altar en el cual estaba también esta inscripción: AL DIOS NO CONOCIDO. Al que vosotros adoráis, pues, sin conocerle, es a quien yo os anuncio”.

/fragmento de la enseñanza/

 

Dios nos visitó a través de su palabra, pues cada uno de nosotros estábamos pendiente a ella. Dios nos hacía preguntas como ¿Cuál es nuestra convicción?  ¿En qué o en quién creemos? (…) más Dios por su siervo nos daba respuesta a ellas: “Creer en sus promesas, en que un día escucharemos el sonar de las trompetas, atravesaremos los cielos y volaremos a su encuentro” dijo el señor por su siervo. También Dios nos daba a entender que No bastan todos los años o toda la trayectoria que llevemos dentro de la iglesia o el evangelio, si no que tenerlo en nuestras vidas, que él se mueva dentro de nosotros.

La hermosa y poderosa palabra de Dios termino con una invitación de él, una invitación especial para quienes habían perdido a este Dios no conocido, a quienes habían perdido el primer amor, a quienes tenían perdida su fe, pero como dijo su siervo “todo lo que se pierde, se vuelve a encontrar”, dando paso así a una oración realizada por nuestro pastor para que Dios guardara su palabra en nuestras vidas.

 

El servicio culminó con una hermosa alabanza entonada por los dos coros, la alabanza “CONSAGRADO A TI” en donde cada joven cantó y glorifico al señor por la victoria recibida en ese día en donde todos nos consagramos al dador de la vida.

Dios nos permitió obtener nuestra bendición y nos instó a servirle en nuestra juventud, tener la valentía para poder predicar y predicar sin desmayar.

 

Dios siga bendiciendo a la juventud mixta de nuestra iglesia.

 

Fotografìa : Hna Valentina Villagra Comunicaciones IMPCH-Rgua

Publicar un comentario